miércoles, 14 de mayo de 2008

Alvaro Rodriguez

Nació en Bogotá, Colombia en 1948. Inicio sus estudios de antropología en la universidad nacional de Colombia, pero muy pronto se hizo actor en la escuela nacional de arte dramático.
Ha trabajado durante 24 años como miembro de planta del teatro La Candelaria de Bogotá, en teatro ha participado en gran número de montajes como El dialogo del rebusque, En la raya, El paso, Maravilla star y El ciento y la ceniza, y muchos más. Con el teatro Nacional ha actuado en varias obras, como La celestina. Así mismo, ha realizado giras y participado en festivales internacionales de teatro en España, Estados Unidos, Alemania, Holanda, Suecia, Costa Rica, Canadá, Francia, Inglaterra, Brasil, Dinamarca, Cuba, Perú y otros países.
En televisión ha participado en series y novelas como N.N., Últimas tardes con teresa, Sabor a limón, Fuego verde, ¿Por qué diablos?, A donde va Soledad, Isabel me la veló, La Lectora, Mesa para tres, y mas recientemente Hasta que la plata nos separe.
Ha actuado en más de 24 largometrajes y producciones.
Este año hace parte del elenco de algunos capítulos de la serie Tiempo final del canal Fox en co producción con Telecolombia. En cine acaba de terminar La pasión de Gabriel, dirigida por Luis Alberto Restrepo. Además trabaja en el estreno de un montaje teatral para mediados del año 2008 con su grupo Teatro Estudio Alcaraván, sobre un amor en el terremoto de Armero.
Ha ganado el Premio mejor actor II Festival Latinoamericano de cine de New England (1994, Estados Unidos) por su papel de sargento Hernández en la cinta La gente de la universal y el Premio a Mejor Actor en el Festival Latinoamericano de cine de New York en 1996 por esta misma actuación.
Me gustan los retos y las cosas diferentes, que haya nuevas propuestas, y por eso las acepté».
Claro que el actor no puede negar que las ofertas le llegaron caídas del cielo, pues justo antes de que las escuchara, ya había tomado la decisión de actuar en televisión, ya ~ que a pesar de que el teatro lo llena como artista, tenía que pensar en asumir la educación de sus hijos y en ofrecerles un buen futuro, para lo cual se necesita dinero. Fue por esta razón que hace unos meses Alvaro pidió permiso en el Teatro La Candelaria, grupo al cual pertenece desde que comenzó su carrera, para que le permitieran actuar en televisión, y ahora participa esporádicamente, cada vez que las grabaciones se lo permiten, en uno que otro montaje del grupo.