martes, 16 de septiembre de 2008

La calidad y el talento de las producciones del Canal RCN no se detienen, prueba de ello es la nueva superproducción “Aquí no hay quien viva”, la adaptación colombiana de la exitosa serie española del mismo nombre que se emitió con inmejorables resultados por el Canal internacional Antena 3. Los derechos de esta producción fueron adquiridos por Sony, quien a su vez los vendió a Argentina y a México.
La experiencia y el profesionalismo, hacen parte de esta nueva comedia que cuenta con la magistral dirección de Sergio Osorio y el mejor elenco de la televisión colombiana: Vicky Hernández, Consuelo Luzardo, Dora Cadavid, Jimmy Vásquez, Patrick Delmas, Jorge Enrique Abello, Diego León Hoyos, Yaneth Waldman, Alvaro Bayona, Katherine Vélez, Ernesto Benjumea, y el gran debut como actriz de Valentina Lizcano. Ellos son los nuevos vecinos de “Salsipuedes”, un viejo edificio de apartamentos ubicado en el centro de la ciudad. La divertida jaula de un zoológico donde conviven a regañadientes, unos inquilinos muy particulares. Es un lugar al que fácilmente se entra… pero del que difícilmente se puede salir.
Ernesto Benjumea Es Andrés Guerra
Tiene 50 años. Pertenece a la clase arruinada de Colombia. Es tumbador, pícaro, sumamente astuto. Siempre encuentra la forma de no hacer lo que en Colombia se conoce como “frentear”. Es un hombre de negocios, pero de negocios no muy claros. Tiene un taller de reparación de autos (“Talleres Guerra”). En realidad este hombre es todo un misterio: por sus actitudes, sus ademanes, su forma de actuar. La característica principal de Andrés, es que siempre quiere sacar provecho de las divertidas situaciones que se plantean en el edificio. Provecho económico principalmente, gracias a “engañar” a sus vecinos constantemente.
Katerine Vélez Es Clarisa de Guerra (La mujer)
Tiene 45 años. Es ex -hippie, muy nueva era. Nunca le hace caso a su marido. Tiene una herencia para cobrar y nadie lo sabe, es enemiga a muerte de Yaneth. Los otros habitantes del edificio la llaman “La avioneta”. Clarisa es todo lo opuesto a Andrés. Mientras que su marido adora el dinero y los bienes materiales, ella piensa mucho más en lo espiritual: cree en la buena y mala suerte, en los remedios naturistas y las hierbas curativas. Siempre está pendiente de los horóscopos, de los santos del día, le encanta ir a los mercados populares a encontrar una u otra vela para ésta o aquella imagen, las flores o plantas que atraen la buena suerte.